(373) Dolor de corazón1. Si sobreabundaran humores nocivos en las vísceras y en el bazo del hombre, mandarán mucho sufrimiento al corazón por bilis negra. Tome galanga y la misma cantidadde pelitre y la cuarta parte de uno de ellos de pimienta blanca o de ajedrea2 si no tuviera pimienta blanca, pero cuatro veces la cantidad de pimienta blanca, y redúzcalo a polvo. Tome luego harina de haba y añádala a la molienda anterior y todo esto mézclelo con jugo de alholva sin agua, vino ni líquido alguno. Hecho esto, prepare con ello tortitas y póngalas a secar al calor del sol; hágalas en verano para poder tener sol y así tenerlas listos en invierno. Después coma tortitas tanto en la comida como en ayunas.
Pues el calor de la galanga, del pelitre, de la pimienta blanca o de la ajedrea, y el calor del haba templado con el frío de la alholva, puestos al saludable calor del sol como se ha dicho, mitigan el dolor de corazón. Después recoja regaliz y cinco veces más de hinojo, y la misma cantidad de azúcar que de regaliz y un poco de miel y con esto elabore una poción3, y bébalo contra el dolor de corazón tanto en ayunas como en la comida.
Pues el calor del regaliz, el hinojo y el del azúcar con el calor de la miel, todo en su proporción, quitan el livor que provoca tal dolor de corazón, como se ha explicado.
+Toma entonces pimienta blanca y la tercera parte de comino, y de alholva la mitad de lo que pese el comino y pulverízalo todo y antes que sientas malestar de corazón o cuando acabe de comenzar el dolor, come un poco de esa molienda con un poco de pan, ya sea en ayunas o en la comida.

(1) Cf. PL 1134 C - 1135 A.
(2) En el original peffrecruth, Satureja hortensis L. también puede ser Satureja montana L
(3) "id est lutirdranc". Un electuario.

(374) Dolor de pulmón. Cuando los humores malos y fétidos que emiten vapor al cerebro del hombre, envían el mismo vapor al pulmón y le hacen doler, se ha de tomar pulmonaria1. Cuécela en agua, no en vino ya que esta hierba cocida con el vino sería demasiado fuerte. Y cocida así déjala en una olla y durante una semana bébela colada por un paño. Cuando se termine la bebida se ha de cocer otra igual. Todos y cada uno de los días se ha de beber en ayunas y después comer hasta que sane. Pues el pulmón enferma muchas veces por el dolor de corazón y calor del estómago y así el frío de esta hierba templado por la suavidad del agua calma la enfermedad.
+ Recoja pues unas bayas de enebro2 y el doble de verbasco3 que de bayas de enebro, y de pelitre doble cantidad que de verbasco, y cuécelo todo junto en vino bueno y puro. Después de hecho, déjalo en una olla y échale énula4 cruda y cortada en pequeños trozos y bebe un poco en ayunas durante dos o tres semanas. También puedes beberlo después de las comidas y así hasta que sanes.
+ Consigue también eneldo y triple cantidad de levístico5 que de eneldo, y de ortiga tanto como de eneldo, cuécelas con vino puro y bueno y déjalas en una olla hasta que cojan su sabor. Puedes beberlas coladas por un paño en ayunas o con las comidas, pero también con moderación y criterio.
Hay también hombres que fueron concebidos con tiempo nublado y ambiente húmedo por lo que tienen siempre aliento fétido y maloliente y el sudor les huele mal. Y su mal aliento y los malos humores que hay en ellos impregnan el cerebro y lo fatigan hasta enfermarles, lo cual les lleva a olvidarse hasta de lo suyo. Y si echan la flema de su cabeza les duele menos porque se purgan el cerebro, pero si no echan la flema se retuercen de dolor de cabeza ya que no liberan su cerebro de los humores nocivos. Y su aliento fétido llega hasta el pulmón y lo fatiga tanto que hasta les sale la voz ronca; a pesar de todo, aunque es doloroso no es muy peligroso y se puede curar deprisa.

(1) Pulmonaria officinalis. Es común en España, y el cocimiento de sus hojas se emplea en medicina como pectoral. En muchos idiomas su nombre común está asociado al pulmón, como en inglés "lungwort", y en alemán actual "Lungenkraut".
(2) En el original: wakalder.
(3) En el original wullene. Verbascum thapsiforme. También Gordolobo.
(4) Énula o Helenio (Inula Helenium)
(5) En el original: libestichel. Ligusticum levisticum

(375) Dureza del hígado1. Si uno consume distintos alimentos sin moderación ni criterio y por la diversidad de humores de esos alimentos daña y endurece su hígado, reúna tusílago2, el doble de raíces de llantén, y tanto mucílago del que crece alrededor del muérdago3 de un peral como de tusílago, y haga en dichas hierbas pocos y finos cortes y abra agujeros en tales incisiones con un buril pequeño u otro instrumento diminuto, y en dicha oquedad inserte la pasta de muérdago y a continuación métalo en vino puro. Tome el equivalente al peso de una moneda de la protuberancia (como una judía o un guisante) que creció de la secreción de las hojas o las ramas de un nogal y échelo en dicho vino, a continuación bébalo sin cocer en las comidas o en ayunas, solamente mezclado con vino.
Y es que el calor y el frío del tusílago quitan la hinchazón del hígado, mientras que el calor del llantén evita que el hígado se coagule y se endurezca. La pasta fría de muérdago de peral disminuye su livor y aquella protuberancia que se da en hojas y ramas de nogal quita con su amargor los humores malignos que dañan el hígado. Y todo esto no se ha de cocer sino que se ha de poner en vino también sin cocer para que así lleguen al hígado más suavemente.
Y a quien le duele así, tome también moreto4 con frecuencia, ya que el dolor de hígado muchas veces procede de la abundancia de sangre, a la cual modera el calor y el jugo del moreto que es casi de la misma naturaleza que la sangre. Temple también con vinagre lo que coma ya que el calor y la acidez del vinagre constriñen el hígado. Pero coma pan de trigo, al que algunos les gusta poner lonchas de lomo de cerdo curado y lo riegan con vino.
Pues el jugo seco de este lomo cuando se calienta con el vino extendido sobre el pan, le hace coger temperatura y constriñe el hígado para que no se hinche. En cambio el vino con el que se riegan las carnes no se ha de beber ya que el vino se lleva y arrastra consigo lo que estas carnes tuvieran de nocivo.

(1) Cf. PL 1206 B.
(2) En el original: minner hufladecha. Tusílago o Fárfara. (Tussilago Farfara)
(3) Planta parásita, siempre verde que vive sobre los troncos y ramas de los árboles. Para el término alemán mus, papilla hemos traducido mucílago: Sustancia viscosa, de mayor o menor transparencia, que se halla en ciertas partes de algunos vegetales, o se prepara disolviendo en agua materias gomosas.
(4) Moretum: palabra latina hoy desconocida; según Strehlow, vino de moras;  morapio vino tinto oscuro o jugo de moras; o talvez el pesto italiano, pasta de queso fresco, aceite, vinagre y hierbas que  no tiene naturaleza de sangre.

(376) Dolor de bazo1. Si en alguna ocasión se come comida cruda, los malos humores de estos alimentos que no han sido rebajados por ningún condimento, a veces suben al bazo y le provocan dolor, por lo cual este hombre ha de tomar perifollo2 y algo menos de eneldo, y haga como albondiguillas con pan de trigo en vinagre y póngalas frecuentemente de guarnición y cómalas así a menudo.
Pues el frío ligero del perifollo purga y sana el dolor de bazo que surge también de humores fríos y calientes, en cambio el frío del eneldo conforta el bazo y el pan de trigo lo acrecienta, en tanto el vinagre lo purga con su acidez. Después tome también semilla de lino y cuézala en la sartén, y luego, escurrida el agua,  métala en una bolsa de agua y póngala encima de la zona del bazo todo lo caliente que pueda aguantar.
Pues la semilla del lino es caliente y livosa <¿?>, y cuando la suavidad del agua excita todas sus propiedades, su calor y humedad tocan el bazo y lo sanan.

(1) Cf. PL 1160 B - C.
(2) Anthriscus cerefolium

(377) Dolor de estómago. Cuando algunos alimentos indigestos cuajan y se endurecen en el estómago, y hacen que duela, por lo cual se ha de reunir peonia1 y una cuarta parte de ésta de abrótano2 y aún menos de cincoenrama3 que de abrótano, y ha de machacarse en el mortero. Después cuécelo en vino puro y bueno, pero que la cantidad del vino supere el jugo de estas dos últimas hierbas, y a continuación cuélalo por un paño y viértelo en un recipiente de cristal o una olla nueva. Vierte después el vino compuesto de dichas hierbas en una sartén y mete en ella dos o tres veces un acero al rojo y cuando el vino empiece a hervir por el acero añade galanga en polvo y un poco de pimienta, y si no tuvieras galanga, pelitre triturado, y bébelo en ayunas calentado por un acero al rojo. También el propio vino se ha de beber en ayunas con moderación durante cinco días, calentado siempre antes con el acero al rojo. Después de haber hecho esto durante cinco días, toma pan de trigo y harina de espelta y con dicho vino (previamente calentado con acero al rojo) prepara un brebaje añadiendo yema de huevo para dar buen sabor, pero sin grasa ni aceite, y de nuevo cómelo cinco días en ayunas. Pasado todo esto, de nuevo has de beber el citado vino calentado en hierro al rojo, hasta mejorar.
Pues la peonia conforta el estómago con su calor mientras el abrótano con su calor reprime el gicht, la cincoenrama robustece el estómago con su calor, y el calor del vino elimina su livor; por último la fuerza del acero refuerza todo definitivamente. Además el calor de la galanga, de la pimienta o del abrótano refuerzan todo contra el dolor de estómago. Pero al impregnar con dicho vino el pan de trigo o la harina de trigo, el estómago recupera todo su vigor, como se dijo, con la fuerza del acero incandescente. Hágalo sin grasa ni aceite, ya que la grasa hace inestable el estómago y el aceite provoca úlceras4. Y coma también a menudo hisopo5 crudo mezclado con vino y luego beba el propio vino, pues el hisopo va mejor a esta enfermedad que a la dolencia del pulmón.

(1) Paeonia officinalis.
(2) Artemisia Abrotanum
(3) Potentilla, varias especies.
(4) Cf. PL 1193 A B.
(5) Hyssopus officinalis. Cf. PL 1156 D.

(378) Indigestión1. Si a veces alguien no puede digerir el alimento que ha comido, recoja el equivalente al peso de dos monedas de savia de aristoloquia larga2, y el peso de una sola moneda de savia de pimpinela3 y el peso de un solo céntimo de euforbio4 y de jengibre, y por último un poco de harina de espelta, y haga con todos estos jugos una masa del grosor de una moneda, pero bien dura. Póngalo al sol o en un horno ya casi frío. Quien esté enfermo como se ha dicho, si está caliente por dentro y el alimento en su interior está quemado, que tome esta tortita por la mañana en ayunas; pero si por dentro está frío, de modo que el alimento se le cuaja por el frío, y lo tiene compacto en su interior, que tome dos o tres de estas tortitas por la mañana en ayunas. La primera comida que tome después, sea caldo o sopa5, y a continuación otros alimentos buenos y ligeros. Y así hará todo el tiempo hasta que sienta liberado el estómago.
Pues el calor de la aristoloquia larga, que es algo ácida y fuerte, compensa con el frío de la pimpinela que conmueve los humores malignos del hombre y el calor del jengibre los disuelve, pero el frío de la euforbia los saca de repente, mientras que la harina de espelta fortalece el estómago para que no le dañen. Cuando todo esto se pone al sol, cuyo calor es fuerte, o se cocina en un horno caliente, cuyo calor es sano, y se da al que padece el dolor, le purga su estómago como quedó dicho.
+ Toma jengibre y machácalo y mézclalo con un poco del jugo de una hierba que llaman caléndula6, revuelve entonces este polvo con un poco de harina de haba y haz unos pastelillos y cuécelos en un horno que ya lleve un ratito con el fuego apagado, y cómelo tal cual en ayunas o con las comidas.

(1) Cf. PL 1193 A-B.
(2) Aristolochia clematitis (A. clematis), Clematítide o Aristoloquia
(3) Pimpinela blanca o Saxifraga Menor (Pimpinella saxifraga).
(4) La euforbia [en el texto citocacia], probablemente Tártago: Euforbia Lathyris, o Lechetrezna: Euforbia helioscopica
(5) En el original: sobriuncula, id est suffen.
(6) Original: ringla. Calendula officinalis

siguiente>>