RESUMEN DEL LIBRO.

Primera Parte. El Hombre mira al Este y al Sur

La primera parte describe un Hombre tan alto que alcanza la cumbre de las nubes del cielo y se extiende hasta las profundidades del abismo, y que representa a Dios, cuyos hombros están encima de las nubes en el éter serenísimo. De hombros a muslos está bajo las nubes. De muslos a rodillas, está en el aire de la tierra, y así cada parte de su cuerpo está en un entorno que tiene su propio significado. Está vuelto hacia el Este y mira al Este y al Sur.
Su rostro brilla con gran resplandor. En su boca hay una nube blanca.
Llegan unas tinieblas procedentes del Norte, morada del diablo, vacías de todo gozo y felicidad y llenas de malos espíritus que maquinan trampas para los hombres. El diablo exhala una niebla en la que se ven siete imágenes. Cada una de las imágenes es la alegoría de un vicio, y sus características corresponden a las particularidades de este vicio. Pero de la nube sale la voz de una virtud que se contrapone a esta imagen.
Y así con cada una de las imágenes; se analizan sus detalles, su significado y los aspectos morales relacionados con cada vicio, su comportamiento y su sentido.

Termina, al igual que las cuatro partes siguientes, con una exposición de los castigos reservados a los que cometan esos pecados así como las penitencias, o “penas de purificación de las almas”, que debe realizar el hombre en vida si quiere verse libre de los diablos que le tientan con ese vicio y evitar los castigos.

Los Vicios que se muestran y las Virtudes que les contestan en esta Parte son:

Amor Mundano - Amor Divino
Petulancia1 - Disciplina
Diversión Vana - Modestia
Dureza de Corazón - Misericordia
Pereza2 - Victoria Divina
Cólera - Paciencia
Necia Alegría - Deseo de Dios

1Se aplica a la persona que se muestra convencida de su valer y desprecia la opinión de los otros (Moliner). También: Insolente, irrespetuoso.
2Ignavia : Ignavia: Pereza, desidia, flojedad de ánimo. (DRAE)

Segunda Parte. El Hombre mira al Oeste y al Norte

El Hombre se dirige a Occidente y mira al Oeste y al Norte. Sobre cada hombro un ala cubre sus brazos; también tiene un ala sobre la espalda y sobre el pecho, y todas están levantadas como para emprender el vuelo.
Entre cada ala hay un libro de un color y un contenido cuyo significado explica.
La nube blanca en la que el Hombre se encuentra sumergido desde los hombros hasta los muslos,está llena de almas de justos. Y en la niebla antedicha, en la que anteriormente estaban los vicios descritos, ahora ve las imágenes de ocho vicios, a los que se oponen ocho virtudes:

Glotonería - Abstinencia
Aspereza - Auténtica Generosidad
Impiedad - Piedad
Falsedad - Verdad
Deseo de Contienda - Paz
Infelicidad - Felicidad
Inmoderación - Discreción
Perdición de las almas - Salvación de las almas

Tercera Parte. El Hombre mira al Norte y al Este

El Hombre se vuelve hacia el Norte y mirar al Norte y al Oriente. Los vientos, el aire, la fecundidad del mundo que están bajo el firmamento del cielo, cubren a este Hombre de muslos a rodillas como un vestido, mientras que el fuego y la luz del aire son el adorno de sus prendas.
Los elementos del mundo se dirigen al Hombre quejándose de que los hombres los trastornan con sus obras malvadas, por lo cual apestan y tiene hambre de justicia. El Hombre les contesta que los purificará y mientras tanto afligirá a los hombres hasta que se dirijan de nuevo a Él, cuantas veces sean contaminados, pues cada criatura conoce a su Creador y comprende con claridad que Él la ha creado, mientras el hombre es rebelde y da a muchas criaturas el honor que debe a su Creador.
Y en la niebla ve otros siete vicios cuyas imágenes describe, a los que se oponen siete virtudes:

Soberbia - Humildad
Envidia - Caridad
Vanagloria - Temor de Dios
Desobediencia - Obediencia
Incredulidad- Fe
Desesperación - Esperanza
Lujuria - Castidad

Cuarta Parte. El Hombre mira al Sur y al Oeste

El Hombre se vuelve hacia el Sur y mira al Sur y al Oeste. Está en la tierra desde las rodillas hasta a las pantorrillas, y la tierra tiene humores, fuerza vital (viriditas) y germen, y en cierto sentido, la floreciente y vigorosa belleza del Hombre, como si la fuerza de Él la hubiera adornado. Porque la tierra produce vida en todas sus formas y todo lo que se ha formado en las criaturas terrenales ha sido producido por la tierra. La tierra es la materia de la obra de Dios en el hombre, y es también la materia de la humanidad del Hijo de Dios.
Y en la niebla descrita anteriormente que tenía ya en sí muchos tipos de vicios, aparecen imágenes de ocho vicios a los que se oponen ocho virtudes.

Injusticia - Justicia
Acedia3 - Fortaleza.
Olvido de Dios - Santidad.
Inconstancia - Constancia.
Preocupación por las cosas terrenales - Deseo celestial
Obstinación - Arrepentimiento
Deseo mundano - Desprecio del mundo
Discordia - Concordia

3 La acedia es la flojera o la pereza en el plano espiritual y religioso. Describe un estado de apatía o letargo (torpor). Los Padres del desierto la llamaron "terrible demonio del mediodía, torpor, modorra y aburrimiento". DRAE: Acedia: Pereza, flojedad. Tristeza, angustia

Quinta Parte. El Hombre contempla la totalidad del orbe

El Hombre contempla la totalidad del orbe. Y las aguas del abismo, en las que se encuentra de las pantorrillas hasta a las plantas de los pies, de manera que se alza sobre el abismo, muestran la fuerza de este Hombre que todo lo restaura, todo lo purifica, todo lo santifica, todo lo contiene y todo lo lleva consigo. Y la esencia de su ser penetra en todas las criaturas y las consolida, como el alma da firmeza al cuerpo.
El abismo también demuestra que todo está en poder del Hombre, que sustenta y sostiene todo. De las pantorrillas del Hombre sale con el sudor un aire que mueve todas las aguas del abismo. Finalmente el Hombre comprime con sus pies las fuerzas de los elementos que están sobre la tierra, en la tierra y bajo la tierra.
Luego, en la niebla descrita, aparecen cinco imágenes que representan otros cinco vicios, a los que se oponen cinco virtudes.
Acaba con el habitual análisis de los vicios y sus imágenes, y con una exposición de los castigos reservados a los que cometan esos pecados y las penitencias que debe realizar el hombre en vida si quiere evitar los castigos. Los Vicios y las Virtudes de esta Parte son:

Fatuidad4 - Respeto
Frivolidad5 – Estabilidad prudente.
Maleficio - Verdadero Culto a Dios.
Avaricia – Desprendimiento total.
Tristeza de vivir en el mundo - Alegría celestial.

4Cualidad o actitud de fatuo. (Moliner). Fatuo, -1 Ligero o necio. 2 Se aplica a la persona engreída, que muestra en su actitud y manera de hablar un convencimiento ridículo de su superioridad.
5Frívolo:  Ligero, veleidoso, insustancial

Sexta Parte. El Hombre remueve todo, hasta los cuatro confines de la tierra

El Hombre remueve todo, hasta los cuatro confines de la tierra. Y en su muslo izquierdo aparece un Unicornio, que es el Hijo de Dios, que dice: “Las cosas que fueron creadas serán destruidas y las que no han sido creadas serán edificadas. También será examinado el pecado del hombre, el bien con las justas obras que hay en él serán perfeccionadas y pasará a la otra vida con su buena fama”.
Que remueva los cuatro confines de la tierra significa que al final del mundo Dios mostrará su poder con las fuerzas de los cielos y sacudirá todos los confines de la tierra y así todas las almas se prepararán para el juicio.
Al fin del mundo perfeccionará la fuerza de las virtudes en el hombre. Todas las cosas en la tierra serán removidas con gran terror y todas las cosas que se habían manchado por los pecados del hombre serán purificadas. Dios con sus armas invencibles también destruirá el Norte y todas sus fuerzas, y destruirá al diablo, lo despojará de sus armas y arrebatará su botín. Entonces aparecerán un cielo deslumbrante y una tierra pura, purificados junto con los elementos que ahora están como mortecinos, y no dejan divisar plenamente su origen celeste.
En esta parte no aparece ningún vicio, ya que desde el fin del mundo en adelante el diablo no provocará más sórdidos vicios para engañar a los hombres, porque el mundo habrá dejado de existir como era antes. Todas las cosas habrán pasado a la eternidad, y la inestabilidad y el cansancio que ahora tiene el mundo y todo lo que está en él habrán terminado. La obra de Dios, que es el hombre, durará y no terminará, y así también las obras del Hombre no se desvanecerá, ya que las obras del hombre que alcanza a Dios resplandecerá en las regiones del cielo, mientras la obra que se dirige al diablo permanecerá en los castigos.
Describe luego los gozos que tendrán los diferentes estados de vida, seglares, religiosos, mártires, vírgenes etc: “Todos éstos reciben los gozos de los gozos y el reconocimiento de inefables adornos, y son bendecidos porque sirvieron a su Creador con las buenas obras inspiradas por Él. En el juicio de la resurrección les llamará benditos de mi Padre y recibirán entonces gozos mucho más grandes que los que tienen ahora. Pues, mientras ahora sólo se alegran en el alma, entonces en cambio tendrán gozos tanto en el cuerpo como en el alma, gozos inefables al punto que ninguna criatura será capaz de manifestarlos al mundo mortal”.

siguiente>>