CAP. XXXII. CANGREJO. (Cáncer) [Astacus fluviatilis]

El cangrejo es más caliente que frío; tiene su calor más de la tierra que del aire. Le gusta el día y la noche, por ello camina hacia delante ayudado por el sol delante de su cara y hacia atrás favorecido por la luna. Tiene la carne saludable. Enfermos y sanos pueden comerlo, salvo quien tenga el estómago frío y taponado, porque apenas puede digerir los alimentos que ha comido, pues el cangrejo es un alimento demasiado fuerte que no le aporta salud. En la cabeza del cangrejo hay una cierta materia verde. Tómela y agregue una cantidad mayor de mantequilla y mézclelo todo. Si alguien tiene granitos pequeñísimos en su cara y cerca de su nariz, como si fuera a producirse allí dolor y una erupción de úlceras, tome esta mezcla y úntela allí a menudo, por la noche. Cuando se levante de la cama por la mañana, lave el ungüento de la cara con vino. Tendrá piel bonita, y las úlceras no crecerán allí.

Nota: SH habla del cangrejo, sin especificar más. El editor de la PL concreta “cangejo de rio”. Quizas este capítulo se refiera a los cangrejos en general.