CAP. XII. CASTAÑO. (Kestenbaum)  [Castanea sativa]

El castaño es completamente caliente, sin embargo tiene gran energía mezclada con ese calor. Simboliza la discreción. Su esencia y su fruto son útiles contra todas las enfermedades que atacan al hombre. Una persona que está virgichtiget y por tanto es irascible, porque el gicht siempre va acompañado de ira, debe cocer las hojas, corteza, y frutos en agua. Tome un baño de sauna a menudo con este líquido. Sus gicht cesarán, y él tendrá un carácter dulce.
Si una epidemia mata al ganado, machaque la corteza de este árbol y échela en el agua para que tome su sabor. Póngalo a menudo en la bebida para los asnos, caballos, vacas, ovejas y cerdos así como en la de todos los demás animales. La epidemia cesará y ellos se curarán. Pero, si a un caballo o vaca o asno o cualquier clase de animal del rebaño, le ha dado dolor debido a su avidez por comer o beber, déle las hojas de este árbol para comer con su forraje, si es posible. Si el animal no lo quiere comer, pulverice las hojas, póngalas en el agua, y déselo a menudo en su bebida, y se curará.
Quien se hace un bastón de madera de castaño y lleva a este bastón en su mano de forma que su mano se caliente con él, por ese calor se fortalece en sus venas y se refuerzan todas las energías de su cuerpo. También, aspire con frecuencia el olor de esta madera, da buena salud a su cabeza.
Si alguien tiene el cerebro vacío por la sequedad y por esto tiene débil la cabeza, debe cocer el núcleo más interior de la fruta de este árbol en agua. No agregue nada más. Tire el agua, y comalo a menudo con el estómago vacío o con una comida. Su cerebro mejorará y se llenará, sus nervios serán fuertes, y el dolor en su cabeza cesará.
A quien le duela el corazón, y está triste porque su corazón no mejora, coma frecuentemente castañas crudas. El jugo influirá en su corazón que se beneficiará de su fuerza y él recibirá felicidad. A quien le duela el hígado machaque castañas, pongalas en miel, y cómalas a menudo con miel, y su hígado se curará. Si le duele el bazo, ase castañas suavemente al fuego y cómalas frecuentemente, algo calientes. Su bazo se calentará y tenderá hacia la salud completa. Si le duele el estómago, hierva castañas en agua. Cuando estén cocidas, tritúrelas en el agua. Mezcle entonces agua con la flor de harina necesaria en un plato pequeño. Agregue a la mezcla polvo de regaliz, y un poco menos polvo de raíz de polipodio, y cuézalo todo de nuevo con las castañas para preparar gachas. Cuando la persona lo come, purga su estómago y lo pone fuerte y caliente.