CAP. VI. EL MENO. (Mogus)

El Meno va empujado mansamente desde su origen hasta el mar. Como es lento se bloquea fácilmente y se interrumpe. Por consiguiente, el agua de este río es rica, y su arena fangosa. Su agua, consumida con la comida o la bebida, o vertida sobre la carne de una persona en el baño, o usada para lavarse la cara, hace que la piel y carne sean claras y lisas. No cambia a nadie ni le provocan enfermedad. Hincha y blanquea las carnes que se cocinan en élla porque en su curso son suaves y no son ásperas. Los peces recién pescados son sanos y pueden conservarse un largo tiempo, debido a la suavidad de esta agua; como no están agotados, no tienen que sufrir, y su carne aguanta.

Nota: El Meno es un afluente del Rin