CAP. II. AGUA. (Aqua)

El agua es fuente de vida y también es en sí misma la fuente de la que salen las aguas que arrastran toda la suciedad. Si en el ojo de un hombre, dismunuyen la sangre y el agua a causa de vejez o enfermedad, debe ir a un río o verter agua corriente en un recipiente. Inclinándose encima, absorba la humedad de este agua en sus ojos. Esta humedad avivará el agua que seca sus ojos y los dará claridad. También debe tomar un paño de lino y empapándolo en agua pura y fría, atarlo alrededor de sus sienes y ojos, teniendo cuidado que no tocar los ojos para que no se hieran con el agua. El agua fría en el paño de lino suave humedecerá los ojos hasta que el agua de los ojos se restaure por esta agua para poder ver. En efecto, como los ojos son ardientes, su membrana es densa. Cuando el agua toca esa membrana según se menciona, la frialdad y humedad del agua la adelgazan.
Quién desee tener dientes duros y sanos tome agua pura fría en su boca por la mañana, cuando sale de la cama. Manténgala un poco en la boca para que la mucosidad de alrededor de sus dientes se ponga suave, y para que esta agua pueda lavar sus dientes. Si lo hace a menudo, la mucosidad de alrededor de sus dientes no aumentará, y sus dientes permanecerán sanos. Como la mucosidad se adhiere a los dientes durante el sueño, cuando la persona se levanta del sueño debe limpiarlos con agua fría, que limpiará los dientes mejor que el agua caliente. El agua caliente los hace más frágiles.
Una mujer que sufre menstruos grandes y desmedidos durante demasiado tiempo, debe empapar un paño de lino en agua y ponerlo frecuentemente alrededor de sus muslos para enfriarse internamente, porque el flujo excesivo de sangre se refrena con la frialdad de la tela de lino y el agua fría. Debe entonces darse masaje en las venas de las piernas, vientre, pecho, y brazos, apretándolos suavemente con sus manos. Esto los mantiene dentro de límites para que la sangre no se vaya por una ruta incorrecta. Debe procurar no trabajar demasiado y no agotarse con demasiados viajes, para que la sangre no se agite. También debe tener cuidado de no comer alimentos duros y amargos, para que no se le indigesten. Durante este tiempo debe comer alimentos suaves y dulces hasta que la sanen internamente. Beba vino y cerveza, porque fortalecen, y así ella podrá retener su sangre.