CAP. CCIX. PRÍMULA o PRIMAVERA. (Hymelsloszel)  [Primula officinalis]

La prímula es caliente. Toda su energía vital viene de la agudeza del sol. En efecto, ciertas plantas son fortalecidas por el sol, otras por la luna, y otras por el sol y luna juntos. Pero esta planta toma su fuerza sobre todo del poder del sol, por lo cual detiene la melancolía en el hombre. Cuando surge melancolía en alguien, lo hace triste y agitado en su conducta y le incita a verter palabras contra Dios. Los espíritus del aire lo notan y le acometen, y por su persuasión lo conducen a la demencia. Entonces, esta persona debe colocar prímula sobre su carne, cerca de su corazón, hasta que la caliente. Los espíritus del aire temen la energía del sol de la prímula y dejarán de atormentarlo.
Quien tenga la cabeza oprimida por los malos humores de tal modo que ha perdido sus sentidos, debe afeitarse el pelo y poner prímula sobre su cabeza. Póngase una venda y haga lo mismo en su pecho. Mantenga estos vendajes durante tres días y volverá a recuperar sus sentidos. Quien tenga el cuerpo entero atormentado por la parálisis ponga prímula en su bebida, para que reciba su sabor. Si lo bebe con frecuencia se curará.