CAP. CLXXXIII. VINAGRE.  (Acetum)

El vinagre es útil para todas las comidas cuando se agrega de forma que no destruya el sabor de las comidas, pero permita percibir un poco el sabor del vinagre. El vinagre consumido con un poco de alimento purga la podredumbre de una persona y disminuye sus humores, haciendo que el alimento viaje como debe a través del hombre. Pero es dañino si se agrega tanto vinagre al alimento que domine el sabor del mismo, predominando el gusto de vinagre más que el del propio alimento. Su calor, de alguna manera, cuece la comida dentro de la persona, haciéndola dura y escasamente digerible.
Si una persona tiene una escrófula rota en su cuerpo, tome la madre de vinagre que flota encima del vinagre. Exprima el vinagre, así como se aprieta el queso. Deje que se seque, y se reduzca a polvo. Debe ser colocada en la escrófula, que se desecará y curará. Pero si la escrófula no se ha roto disminuirá cuando la aten encima, con un paño, la madre del vinagre con su jugo. El vinagre hecho de cerveza no es tan bueno como el hecho del vino. Es débil y tibio, y provoca fácilmente la fiebre en una persona. Endurecerá su estómago fácilmente, y es de de poco valor para la persona que lo consume.

No recogido en la Edición de Schott.