CAP. CXVIII. GLADIOLO. (Swertula)  [Gladiolus communis]

El gladiolo es caliente y seco. Todo su poder está en su raíz, y su fuerza vital asciende a sus hojas. Recoja el jugo de sus hojas en mayo. Derrita manteca de cerdo en una sartén y agregue a él este jugo, preparando un ungüento de color verde. Si alguien tiene un poco de sarna en su cabeza, frote frecuentemente esto y se curará. Si la piel de su cara es dura como una corteza, o tiene forúnculos, o mal color, exprima el jugo de las hojas de gladiolo, viértalo en un recipiente con agua tomada de un río grande y caliéntelo suavemente. Entonces debe lavarse la cara con este agua. Si lo hace a menudo, su piel se volverá lisa y de buen color. También, puede cocer la raíz y hojas del gladiolo en agua, escurrir el agua, y ponerlo caliente alrededor de la cabeza de un frenético, atada con un paño, para que duerma así. Hagalo a menudo. Luego haga rebanadas de la raíz de ese mismo gladiolo. Sazone las rodajas con miel, y déselas a comer al frenético frecuentemente, y sanará.
También, machaque la raíz del gladiolo en un mortero con vino bueno, caliente este vino después de filtrarlo, y déselo a beber caliente a alguien que tenga un cálculo y a quien tenga dificultades en expulsar la micción, su piedra se ablandará y su tracto urinario estrechado abrirá.
Contra un caso de lepra reciente, machaque la raíz del gladiolo y póngalo en leche de burra, haciéndola coagularse. Vierta grasa en una sartén y agregue la raíz aplastada y la leche de burra. Cuezalo mientras revuelve vigorosamente. Fíltrelo con un paño en un recipiente, y tendremos un ungüento. Entonces haga lejía de las cenizas del árbol aliso. Quien esté empezando a ponerse leproso, primero lávese el lugar dónde se asienta la lepra incipiente, y después frote el ungüento. Si lo hace a menudo, sanará.

Mejor Gladiolus spp.