CAP. LXVIII. PEREJIL (Petroselinum)  [Apium Petroselinum]

El perejil es de naturaleza robusta y tiene más calor que frío. Crece del viento y de la humedad. Es bueno y más útil crudo que cocinado en una comida. Cuando se come se atenúan las fiebres ligeras que aquejan a una persona. No obstante, genera pesadez en la mente. A quien le duela su corazón, bazo, o los costados cueza perejil en vino con un poco de vinagre y miel. Si lo filtra con un paño y a menudo lo bebe, le hará bien [Pero uno cuyo estómago esté enfermo, tome perejil y dos veces más de hinojo y tanta saponaria1 como perejil y haga un condimento de ellos. Agregue mantequilla o grasa de vaca y sal asada2, y cómalo a menudo, cocinado. Quien tenga dolor por comer ajo debe comer el perejil pronto, y tendrá menos dolor.]
Quien tenga el dolor de un cálculo renal tome perejil y agregue una tercera parte de saxifraga. Cuézalo en vino, fíltrelo con un paño, y bébalo en una sauna. También, cueza perejil y una tercera parte de Saxifraga en el agua, y viértalo con el agua encima de las piedras ardientes en la misma sauna. Si lo hace a menudo, mejorará.
[Y al que está torturado por la parálisis, tome pesos iguales de perejil e hinojo, con un poco menos de salvia. Machaque estas hierbas juntas en cantidades moderadas en un mortero, y agregue aceite de oliva matizado con rosas. Debe ponerlo encima del lugar dónde está sufriendo, atado con un paño.
Y quien tenga carne blanda y un miembro afectado por la gota por beber excesivamente, tome perejil y cuatro veces más de ruda, fríalo en una sartén con aceite de oliva, o, si no tiene aceite de oliva, fríalo con sebo de macho cabrio. Sujete estas hierbas calientes en el lugar dónde le duele, y mejorará.]

Petroselinum crispum.
1Saponaria: Saponaria officinalis.
2Sobre la sal asada, véase Cap. CLXXXII.