CAP. XLVII. HELECHO.(Farn)  [Aspidium Filix mas et femina]

El helecho es extremadamente caliente y seco y tiene solo una pequeña cantidad de jugo en él. Mantiene dentro de sí grandes propiedades, concretamente un poder tal, que el diablo huye de él [incluso tiene cierta energía que es como la energía del sol. Como la luz del sol es a los lugares oscuros, así el helecho persigue las malas visiones, y desprecia a los espíritus malignos]. En el lugar donde crece, el diablo raramente practica sus engaños. El diablo evita y retrocede de cualquier hogar o lugar en donde haya helecho. El trueno, relámpago, y granizo raramente caen cerca de una casa dónde hay helecho. También el granizo difícilmente cae en el campo dónde esté creciendo. Las magias y encantaciones de demonios, así como las palabras y otras visiones diabólicas evitan a quien lleva un helecho con él. Si se prepara cualquier figurilla para herir o matar a alguien, no puede dañar al que tenga helecho con él. A veces se maldice a alguien través de una imagen, hasta el punto ponerla enferma y perder la razón.
En el paraíso, cuando el diablo atrajo al ser humano, se hizo una cierta señal en el diablo para que permanezca en él, como un recordatorio, hasta el último día. Cuando alguien invoca al diablo por medio de ciertas fórmulas con las cuales se logran sus engaños, se llama a la señal que está en el diablo. Se le invoca a menudo para dañar a una persona, o para someter la voluntad de las personas sobre la que se pronuncian las palabras. A veces se  bendice a un hombre a través de la figurilla que se ha hecho de él, y esto le proporciona prosperidad y salud. Sin embargo, el odio y la envidia hacen el mal, y el mal se une al mal. La maldad del diablo siempre está examinando a cada hombre, observando lo que los malvados ya han acumulado sobre él, y siempre agrega algo más.
Y lo mismo que el ser humano tiene tanto el conocimiento de lo bueno como de lo malo, las hierbas buenas y las malas fueron creadas para el hombre. La savia del helecho se ha puesto para contener la sabiduría, y en su naturaleza honesta, se encuentran la bondad y la santidad. Todas las cosas del mal y de la magia lo huyen y lo evitan. En cualquier casa donde esté, el veneno y las malas visiones no pueden completar su trabajo. Por lo cual, cuando una mujer da a luz a un niño, hay que poner helecho alrededor de ella, incluso alrededor de la cuna del infante. El diablo acosa al infante menos desde entonces, porque cuando el diablo mira por primera vez a un niño, le detesta e intenta hacerle daño.
El helecho también es eficaz en los siguientes medicamentos: quien esté virgichtiget tome el helecho cuando está verde, y cuézalo en agua. Debe bañarse con frecuencia en ese agua, y el gicht cesará. En verano, cuando está verde, ponga a menudo las hojas encima de sus ojos mientras duerme. Purificará sus ojos y se llevará su nubosidad. El que sea sordo, de modo que no entienda nada, envuelva la semilla de helecho en un trocito de paño y colóquela a menudo en el oído, tenga cuidado de que no entre en la cabeza a través del oído, y él recobrará de nuevo la audición. Y, quien esté virgichtiget en su lengua, de modo que no pueda hablar, ponga la semilla del helecho en su lengua y el gicht en su lengua cesará, y hablará de nuevo. Y todavía, si un hombre pierde la memoria y el juicio, ponga semilla de helecho en su mano, su memoria volverá, y él recibirá el entendimiento, y así, el que era incomprensible se hará inteligible.

Aspidium filix, Dryopteris filix.