22. En el fin del mundo la Iglesia alcanzará su plenitud

Mas no debe haber cabeza sin vientre y sin los demás miembros: el Hijo de Dios es la Cabeza de la Iglesia; el vientre y los demás miembros que siguen son la Iglesia y sus hijos. Sin embargo, la Iglesia no ha alcanzado aún su plenitud en sus miembros y en sus hijos; pero, en el último día, cuando se complete el número de los elegidos, también la Iglesia será plena. Entonces, ese día sobrevendrá el cataclismo del fin del mundo y Yo, el Señor, purificaré los cuatro elementos y lo mortal de la carne humana, y allí, en la consumación de los tiempos, estallará en plenitud el júbilo de los hijos de la Iglesia.