10. La fe en la Iglesia zozobrará hasta el testimonio de Enoc y Elias

Desde ese lugar hasta un espacio de dos dedos por encima de sus talones, estaba lleno de sombras: porque desde la época de las persecuciones con que el Hijo del Demonio atormentará a los fieles hasta la enseñanza de Mis dos testigos, Enoc y Elias, que despreciarán lo terrenal y consagrarán todo su esfuerzo a los deseos celestiales, la fe en la Iglesia zozobrará y los hombres se dirán unos a otros con gran desaliento: «¿Qué es esto que se dice de Jesús?, ¿es verdad, o no?».