20. Dios exhorta a los hombres a alcanzar la patria celestial

Y miraba al mundo: porque el Hijo de Dios dirige Su misericordiosa mirada a los hombres y, en medio de las vicisitudes pasadas y venideras, les dice Sus fieles palabras exhortándoles a que sigan los pasos de sus santos, imitando a los ejércitos celestiales y esquivando las celadas del pecado para que, en esforzada lucha, merezcan por sus obras la dicha eterna y no la condena de los réprobos.