23. Sentido de la esperanza y sus vestiduras

La sexta imagen representa la esperanza, que surgió a la vida una vez arraigada la fe en Dios; no habita en la tierra, sino en el Cielo, oculta hasta que llegue el tiempo de la recompensa eterna que la esperanza anhela con pleno deseo, como un soldado su salario o un joven la herencia que le pertenece. Por eso vestía una túnica pálida: la confianza en su obra es como un pálido vestido que la cubre, pues aún no ha sido recompensada y gime sin cesar anhelando, entre muchas fatigas, el futuro rescate.
Ante ella, en el aire, aparecía la cruz de la Pasión de Mi Hijo crucificado, hacia la que elevaba los ojos y las manos con inmensa devoción: porque siembra en las mentes fieles una firme confianza en el martirio de Mi Unigénito, con un deseo celestial que subsiste como en el aire, para que levanten a Él la mirada interior de la fe y sus luminosas obras, fruto de su esfuerzo, con humilde y sincera intención, como muestra más arriba esta virtud con sus palabras.