3. La espada de tres filos de la Trinidad

En la parte exterior tenía, de la base a la cima, tres aristas color de acero, afiladas como aguda espada: la inefable Trinidad, en lucha contra la hostilidad de las tinieblas en el universo mundo, aparece a plena luz en la Unidad Divina; a ninguna criatura se oculta Su imperio y potestad salvo a los corazones incrédulos, a los que su propia incredulidad se la esconde; por eso el juicio de Dios les dará la justa recompensa, la muerte merecida, como acero inquebrantable que ante orgullo enemigo no cede, que se extiende de cabo a cabo de la tierra: desde el principio de la creación del mundo hasta su final, y con Su acerada Divinidad, como afilada espada, siempre ha atravesado y atravesará agudamente cuanto haya, en sabiduría y poder templada.