20. La ira del Señor caerá sobre quienes abominen de la Iglesia

Por eso en Mi ira erradico la iniquidad: prosterno a cuantos, como perros, abominan de la Iglesia que en Mí florece, a cuantos, en la furia de su ignominia, escarnecen lo dedicado a Mí o cualesquiera actos de culto que a Mi templo pertenezcan, firmemente erigidos en la prefiguración de Mi siervo Jacob, según viene en las Escrituras: