22. La ciencia de Dios observa a los hombres con nuevos ropajes

Esta imagen contemplaba a los hombres que venían del mundo y que, dentro del edificio, se ataviaban con nuevos ropajes: la ciencia de Dios conoce a los que, despojándose de la perfidia de la infidelidad, se revisten del Hombre Nuevo en el bautismo, bajo el poder de la obra de Dios, para la vida eterna; les exhorta a que no vuelvan atrás hacia el Demonio, y a que, si claudicaran, regresen a Dios, su Creador, según dice a cada uno en sus palabras de admonición ya referidas.
Pero que quien temple su oído en el sentido místico, suspire en pos de estas palabras, encendido de amor por Mi espejo, y en la sabiduría de su alma las escriba.