4. La temible justicia de Dios cuya altura excede a todas las criaturas

Su presencia infundía pánico: la justicia de la Palabra de Dios es temible para la ciencia humana con sus juicios impíos de inicuos jueces que sólo juzgan según su arbitrario baremo. Y era de tal magnitud y altura que no pudiste calcular su tamaño: porque la Palabra, el Hijo de Dios, sobremanera excede, por la magnitud de Su gloria y la altura de Su Divinidad, a todas las criaturas en la majestad paterna, así que ningún hombre puede, en la podredumbre de la carne, captarla plenamente.