11. Insondable es el poder de Dios

Este círculo estaba a tal altura de la tierra, que te fue imposible captarla: el poder supremo es tan excelso, por encima de todas las vidas de las criaturas, de los sentidos y el intelecto humanos, y tan inconmensurable en todo y sobre todo, que ningún ser tiene capacidad para concebirlo, salvo vislumbrar que Su altura excede cuanto pueda conocerse. Por eso los ángeles cantan incesantemente alabanzas al Señor. Pues Le ven en Su poder y gloria, pero no les es posible contemplarlo en toda Su plenitud, ni saciarse nunca de Su inmensidad y belleza.