101. Palabras del Demonio

«Heme aquí, arrojado de los cielos y vencido, pues quise luchar con mis ángeles contra los ejércitos del Altísimo y no pude resistir; pero mira, ahora he descubierto al hombre en la tierra: desatando contra él mi ira, me vengaré sin piedad. ¡Oh sí, haré con el hombre en la tierra lo que tramé hacer en el Cielo: me asemejaré al Altísimo! Y si el Señor es justo, no me arrebatará este poder, pues el hombre, dándome su acuerdo, habrá desobedecido a Dios».
Y hablando así en su corazón, el Demonio urdió todas sus artimañas contra el hombre: este se apartó de Dios y siguió al Diablo, el cual lo encadenó tan fuertemente a sí mismo, que el hombre le adoró en lugar de a Dios y renegó del Señor, Creador suyo.