7. En el sacramento del altar Dios Padre recuerda la Pasión

Porque mientras el sacerdote empieza a invocarme en la santificación del altar para que contemple que Mi Hijo Me ofreció pan y vino en la cena de Su muerte, cuando iba a dejar este mundo, veo cómo Mi Hijo Me obsequió estas ofrendas en la hora de Su Pasión, cercana Su agonía en el madero de la cruz, señalando que cuantas veces Me fuera consagrada la bienaventurada oblación de este sacrificio sacrosanto por el oficio de un sacerdote, estuviera siempre Su Pasión ante Mis ojos, no la borrara de Mi clarividente mirada, pues al derramar Su sangre, también El Me brindó el pan y el cáliz, abatiendo a la muerte y levantando a los hombres.