35. Cumple ascender, pero no descender

Quien se halle en un grado inferior podrá ascender a otro superior, pero el que esté en el superior no deberá descender al inferior. ¿Qué quiere decir esto? Mira: es posible que los condes lleguen a duques, y los duques, a reyes; no conviene, en cambio, que los reyes desciendan a duques, ni los duques, a condes. Pues si los reyes se subyugaran a los duques o los duques se sometieran a los condes, todo el pueblo exclamaría «bah», y se reiría de ellos.
Así pues, los seglares podrán ascender a la senda de los ungido-res, y estos, unirse a los aromáticos, que se han comprometido en el camino de la secreta renovación; no conviene, en cambio, que los aromáticos pasen a ungidores, ni los ungidores a seglares. Pues si los aromáticos volvieran la vista atrás, hacia los ungidores, o los ungidores descendieran a seglares, las almas de los justos dirían de ellos: «Ay, ay, ay», y serían abyección ante Mi faz, a no ser que con digna penitencia se enmendaran; porque si lo superior declina en inferior, ambos serán destruidos.
Así les ocurrirá a cuantos abandonen su recta senda y regresen atrás. Porque quien se revista de Mi Hijo, ¿de qué otro hijo semejante podrá revestirse? De ninguno, en verdad que de ninguno. Exultad, en cambio, en vuestro Padre, que muchas veces veo en lo pequeño lo grande, y en lo grande descubro lo pequeño: mirad que la soberbia caerá y la humildad será ensalzada.