11. Los Ángeles asisten a los fieles

Y al instante acudió a su encuentro, como relámpago, una multitud de ángeles que hicieron en ella escalinatas y asientos para los hombres por los que la imagen sería llevada a su plenitud; porque el amable y temible ministerio de los espíritus bienaventurados asiste a cada creyente: preparan el ascenso por la fe y el descanso en el supremo reposo para los fieles por los que la venturosa madre Iglesia alcanzará el fulgor de su plenitud.