4. Por qué al Hijo de Dios se le llama la Palabra

¿Y por qué se Le llama Palabra? Porque así como mediante la palabra mundana, transitoria al ser propia de la ceniza humana, los hombres dotados de entendimiento y previsión comprenden sabiamente las órdenes del preceptor y las razones de su mandato; así también, por la Palabra ultramundana, que es intemporal al gozar de vida inextinguible en la eternidad, se manifiesta el poderío del Padre a las distintas criaturas del mundo, que Le sienten y reconocen como el origen de su creación. Y al igual que se traslucen el poder y la honra de un hombre por sus palabras mundanales, así también resplandecen, a través de la Palabra Plena, la santidad y bondad del Padre.