11. Todas estas milicias cantan himnos y alabanzas

Todas estas milicias celebran, como oyes, con toda clase de músicas y prodigiosas voces, las maravillas que el Señor obra en las almas bienaventuradas, por lo que Le glorifican con magnificencia: porque los espíritus bienaventurados, henchidos de júbilo y con extraordinarios sones, celebran en los cielos el poderío del Señor que ha hecho maravillas en Sus santos, por las que estos, a su vez, ensalzan gloriosamente a Dios, buscándolo en las honduras de la santidad y exultando en la alegría de la salvación, como testimonia Mi siervo David, atalayador de los secretos supremos, cuando dice: