3. Rasgos de los Arcángeles y su significado

Los que componían la segunda milicia también llevaban alas en su pecho y rostros igual que los humanos, en los que resplandecía la imagen del Hijo del Hombre como en un espejo: estos son los Arcángeles que también atienden la voluntad del Señor en los deseos de su entendimiento, manifiestan en sí mismos la belleza de la razón y así glorifican diáfanamente la Palabra de Dios hecha carne, porque, conociendo los secretos designios del Señor, muchas veces han anunciado con sus signos los misterios de la Encarnación del Hijo de Dios. Pero ni en estos ni en aquellos pudiste discernir más rasgos: pues en los Ángeles y en los Arcángeles hay muchos secretos misterios que el entendimiento humano, abrumado bajo un cuerpo mortal, no puede captar. Estas dos milicias rodeaban a otras cinco, a modo de corona: el cuerpo y el alma humanos abarcan, con su virtuosa pujanza, los cinco sentidos y, lavados por las cinco heridas de Mi Hijo, han de guiarlos en la rectitud de los mandamientos interiores.