12. Significado de las demás estrellas

El éter albergaba en todo su ámbito muchas esferas radiantes, sobre las que este globo, a veces, aliviaba un tanto su fuego, enviándoles su claridad: pues en la pureza de la fe aparecen por doquier muchas esplendorosas obras de piedad, en las que la Iglesia, llegado el tiempo en que haya de soportar el escarnio de sus palabras, irradiará el fulgor de sus maravillas; y, mientras esté sumida en el quebranto, admirará las luminosas obras de los hombres perfectos que alumbran a otros. Luego tornaba junto al globo de rojizo fulgor, restablecía sus llamas en él, y de nuevo las lanzaba sobre las esferas: porque, mortificada, corre bajo el amparo del Hijo Único de Dios: de Él recibe el aliento de la confortación divina, y así manifiesta, en obras bienaventuradas, su amor por lo celestial.