9. Ardid diabólico de la serpiente que engañó al primer hombre

Entonces del lago brotó, extendiéndose, una tenebrosa nube que rozó una figura quimérica, como de vena: desde los abismos de la perdición, la falsedad diabólica hizo emerger una serpiente que, llenas sus entrañas con la funesta ponzoña de la intención engañosa, irrumpió para asechar a los hombres. ¿Cómo? Cuando el Demonio vio al hombre en el Paraíso, gritó con gran espanto, diciendo: «¿Quién se pasea por esta mansión de la verdadera dicha?». Y supo que aún no había rematado en otra criatura la malicia que dentro llevaba; pero, al ver a Adán y Eva pasear con inocencia de niños por el jardín de las delicias, presa de gran aturdimiento, tramó el ardid de la serpiente para engañarlos. ¿Por qué? Porque comprendió que la serpiente era, de entre las bestias, la que más se le asemejaba; y se propuso, oculto bajo la astucia de ella, conseguir lo que abiertamente no podía, con su propia figura. Así pues, cuando advirtió que Adán y Eva se apartaban en cuerpo y alma del árbol prohibido, supuso que observaban un precepto divino, y estimó que, en la primera oportunidad, les haría caer fácilmente.